La “mirada lejana” : S.A.C.R.E.D. de Ai Weiwei

“Una sociedad sin libertad para hablar es un oscuro pozo sin fondo. Y cuando está tan oscuro, todo lo demás empieza a brillar”. Ai Weiwei

La “mirada” lejana: S.A.C.R.E.D. de Ai Weiwei

S.A.C.R.E.D., instalación de Ai Weiwei, clave y corazón de esta exposición, se ubica en el Claustro de la Catedral. Ai Weiwei, una figura cultural de primer orden de su generación, se erige como símbolo del artista comprometido con la libertad de expresión en el siglo XXI. Su posicionamiento moral confiere total sentido a la narración expositiva y personifica la fuerza de un creador contemporáneo que propicia, con su obra, su actitud personal y su posición activa frente a la injusticia y la opresión, el cambio de actitud social a través del arte.

S.A.C.R.E.D. es la interpretación y representación de la propia experiencia vital de Ai Weiwei, realista y al mismo tiempo profundamente lírica, cuando revela al espectador los momentos más dolorosos e íntimos de su cautiverio en China y subraya el atentado implacable a la dignidad personal y a la libertad que él, como tantos otros, han sufrido y siguen sufriendo a manos de las autoridades en China y en otros países del mundo donde la libertad de expresión está sometida por la fuerza.

La “mirada” lejana: S.A.C.R.E.D. de Ai Weiwei

La instalación se compone de seis partes: Cena, Acusadores, Limpieza, Ritual, Entropía y Duda (que, en idioma inglés, construyen el acrónimo que le da título). La propuesta, histórica en la obra del artista chino, se compone de seis grandes cajas de hierro con pequeñas aberturas -como las que se encuentran en la puerta de una celda-, a través de las que el espectador se asoma a los dioramas que se contienen en el interior. Cada diorama incluye una serie de modelos hiperrealistas que representan al artista y sus captores, y documenta minuciosamente los detalles de las diferentes etapas del encarcelamiento: desde el momento en el que es conducido a su celda hasta el interrogatorio, relatando momentos íntimos y cotidianos del cautiverio y otros más humillantes, como cuando se veía obligado a usar el inodoro o a lavarse desnudo bajo la mirada de sus captores…

Será la primera vez que esta instalación se muestre en España, gracias a la colaboración con el estudio del propio artista y la Lisson Gallery de Londres.


This post is also available in: Inglés

Facebook
Twitter
YouTube
LINKEDIN
Instagram