El espacio expositivo

El diseño expositivo de este evento cultural en la Catedral de Cuenca, obra del joven arquitecto Borja Santurino, busca proporcionar al visitante un recorrido inigualable a través de los distintos enfoques que sobre el tema muestran los diferentes artistas participantes.

Avanzando a lo largo de los tres ámbitos existentes podremos percibir una secuencia de visiones diferentes a través de una mirada cercana, representada por los informalistas españoles; una mirada lejana, a cargo del artista y activista chino Ai Weiwei; y una mirada intemporal, evocada por la figura universal de Miguel de Cervantes.

La ubicación es un elemento clave en este diseño ya que contar con ésta localización privilegiada conlleva la inherente responsabilidad de poner en valor y potenciar la catedral, pionera española en embeberse de los vientos de cambio y libertad que el estilo gótico trajo a la arquitectura.

El espacio expositivo La poética de la libertad

Considerando la catedral como un elemento expositivo en sí mismo, la propuesta de Santurino potencia al máximo la relación entre la obra y el espacio que ocupa, de modo que ambas partes se enriquecen y apoyan mutuamente, ofreciéndonos un diálogo y una perspectivas únicos.

Con esta exposición, el templo recupera su sentido medieval de “Sagrado” o espacio de protección de perseguidos, convirtiéndose, junto a los artistas que acoge durante la muestra, en protagonista activo del compromiso moral de la Iglesia en la defensa de la dignidad y las libertades del ser humano.


This post is also available in: Inglés

Facebook
Twitter
YouTube
LINKEDIN
Instagram